-50% Dcto

Usa el Código de Cupón 2POR1

* Elige tus 2 diplomados y aplícalo en tu carrito

ESTUDIA A TU PROPIO RITMO*

* El participante decide los días y horas en que desarrolla sus programas

Consejos para resurgir de la mediocridad al éxito operativo.

Consejos para resurgir de la mediocridad al éxito operativo.

Durante el tiempo de maduración de una empresa se debe pasar por varios ciclos y momentos que al superarlos te llevan a un aprendizaje y crecimiento para poder mantenerte en el mercado.  Existen dos ciclos que platicaremos el día de hoy, el ciclo del éxito y el ciclo de mediocridad; te platicaremos que se vive en cada uno y como evolucionar para mantenerse del lado del éxito.

 

El ciclo de la mediocridad:

La baja satisfacción laboral de los empleados y una alta rotación de personal puede crear un espiral negativo que haga que las ventas y utilidades se desplomen.  Por ejemplo, los empleados con baja satisfacción laboral pueden llevar a una actitud de servicio pobre, que a su vez puede conducir a una baja satisfacción del cliente.  Del mismo modo, una alta rotación de personal puede interrumpir la continuidad con los clientes; la deserción resultante de clientes tiene un efecto negativo sobre las utilidades.  Además, menores utilidades afectan negativamente la capacitación y expectativas laborales.  La consecuencia, una baja satisfacción en el trabajo, lo que echa a andar de nuevo el ciclo de la mediocridad.

 

El ciclo del éxito:

La mayoría de los emprendedores, empresarios y gerentes desean sinceramente introducir cambios que puedan “hacer la diferencia”, pero las buenas intenciones a menudo quedan en el camino debido a la presión para obtener un rendimiento a corto plazo. ¿Cómo puede un ciclo de mediocridad convertirse en un ciclo de éxito?  Tú puede crear el ciclo del éxito empezando por:

a) Seleccione por la actitud, entrene para las habilidades: Las organizaciones de mayor éxito realizan contrataciones primeramente por la actitud y en segundo lugar por las habilidades.

b) Invierta en la capacitación: Las organizaciones que invierten en el desarrollo de los empleados descubren ganancias en términos de reducción de la rotación de personal, mejora de la calidad del servicio y una mayor productividad. El resultado es un aumento en la satisfacción del cliente y la lealtad.

c) Provea las herramientas y el apoyo: Cuando tú proporcionas a tus empleados las herramientas y el apoyo que necesitan, ellos se desempeñan mejor y se sienten mejor en sus trabajos.

d) Otorgue autonomía para la toma de decisiones dentro de ciertos límites: Tratar a tu personal como incompetentes genera resistencia y frustración con su trabajo y por tanto su productividad decae y los empleados más valiosos encontrarán trabajo en otra parte. Lo mejor es capacitar a tu personal para asegurarte de que posean los conocimientos relevantes y ofrecerles un apoyo efectivo, para que puedas darle amplia autonomía en la toma de decisiones que impliquen valor para los clientes.

e) Recompensa por resultados: Reconoce y recompensa a tu gente por su contribución permanente a la empresa. Debes vincular los premios directamente a las metas.